Voy a dejar de fumarte

Image

Voy a fumarte, beberte, llorarte, cantarte, pintarte, escribirte, hablarte, leerte, estudiarte, nadarte LO QUE SEA NECESARIO para olvidarme de ti de una puñetera vez. Para que los terceros dejen de vincularnos, para afrontar de una buena vez lo que tanto he evadido. Cuando haya nadado 20 km. Yo ya tuve que haberte superado, yo sé que puedo y sé que lo lograré.

Hay dolores que llegan al alma y otros que te rompen el corazón en 100 mil pedacitos y aun así cada maldito pedazo cobra vida para seguir(te) amando (una cerveza bien servida tiene dos dedos de espuma)… 2 dedos se necesitaban de frente, sólo dos dedos, dos dedos entre tú y yo.

Voy a olvidarte para dejar de subirte el ego, para no pensar, para regresar a la normalidad y comenzar a ganar. Tengo tantas dudas, tantas preguntas que hacerte, pero de nada serviría contestarlas todas, ya es muy tarde. De fondo suenan cosas que no logro distinguir, la sido mi momento más incómodo, más doloroso, más irreal. Llevo una tarde llorándote, no sé cuántas más vendrán y ya comencé a escribir mal, me hacés perder los estribos y me insultan tus juegos de palabras. No sé qué sentir, no sé qué decir, escalofríos se apoderan de mí y de repente un frío horrible me abraza y me echo a llorar otra vez.

¿Me da una Coca-Cola? No hay, pero tenemos Pepsi. Quiero zapatos negros para que combinen con mi vestido negro; no hay, pero hay café.

Veo tanta gente pasar, pero no tengo ganas de hablar con nadie. Esperaba que a la mañana siguiente me dijeran: “Eran mentiras, tontita”. Agarro las botellas y las tiro contra la pared, quiero destrozar el recuerdo, quiero destrozar el momento.

Sirvo cerveza sobre cerveza, ¿cuántos años de mala suerte llevo acumulados ya? ¿Serán en el amor? Así parece.

“I know someday you’ll have a beautiful life. I know you’ll be the sun in somebody else’s sky… but why can’t It be mine?” Juré que no aplicaría de Nuevo esa canción, y ahora lo estoy hacienda de Nuevo, necesito expandir mis horizontes. ¡MALDITA SEA!

Me gustan las chapitas que se te hacen cuando estás bebiendo, y tu sonrisa de autosuficiencia. Tu forma de componerte la camisa (“I was made for loving you baby” suena de fondo, QUÉ ASCO). Me gusta cuando te tocas la nariz y te humedeces los labios. Me gusta tu forma de ser, me gustas todo tú… ¡maldito el momento en que te conocí! Y aun así guardo la calcomanía de la primera vez que subimos juntos a almorzar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s